Thursday, May 19, 2016

De libros perdidos y recobrados: la colección Foulché-Delbosc


(Information in English related to this post can be accessed from http://www.lllf.uam.es/~fmarcos/informes/BNArgentina/fd01eng.htm. The server lllf.uam.es may be closed in July and August)

Raymond Foulché-Delbosc, por Ramón Casas
La historia de los libros contiene su parcela de apariciones y desapariciones, que son a veces más virtuales que reales, por fortuna. Es el caso de una colección particular, la de Raymond Foulché-Delbosc. Aunque distintos investigadores habían dado noticia de la existencia de este fondo en la Sala del Tesoro de la Biblioteca Nacional de la República Argentina, en Buenos Aires, parece que esas publicaciones no alcanzaron la necesaria difusión y esa parte de la colección se había dado varias veces por perdida.
Raymond Foulché-Delbosc (1864-1929) fue un gran hispanista francés. Fundó en 1894 una muy conocida revista científica, la Revue Hispanique, donde publicó, bajo su nombre y una variada gama de pseudónimos, ediciones y estudios de textos clásicos españoles. Muchos de los libros estudiados eran parte de su biblioteca personal. Tras su muerte, la magnífica colección que logró reunir fue subastada los días 12-17 de octubre de 1936 en el Hotel Drouot de París, bajo la asistencia del experto Georges Andrieux. 
Gustavo Martínez Zuviría (Hugo Wast)
Una brillante gestión del entonces director de la Biblioteca Nacional, Gustavo Martínez Zuviría (que publicaba con el seudónimo Hugo Wast), concretada en París por Jorge Max Rohde, llevó a Buenos Aires un conjunto de valiosos ejemplares, catalogados en su fichero y bien guardados en la Sala del Tesoro. La guerra española y la mundial pusieron sordina a las noticias sobre esta compra. La intención inicial de la Argentina era la adquisición de la colección completa; pero la viuda de Foulché-Delbosc prefirió que los libros salieran a subasta en diferentes lotes, lo que provocó su dispersión. La información de los precios y los adquirentes se conservó en el ejemplar del catálogo de la heredera, en el que apuntó cuidadosamente esos datos. Ese ejemplar se conserva en la Biblioteca de la Universidad de Toronto, en el Canadá; pero hay que advertir que cuando se solicita este libro a la Biblioteca suelen facilitar un ejemplar no anotado, naturalmente por protección. El grueso de la colección, en cualquier caso, fue a parar a Buenos Aires. Se publicaron por lo menos cuatro notas desde su adquisición, las cuales, al parecer, no llegaron al público adecuado. La compra fue reseñada debidamente en la Memoria de la Biblioteca Nacional correspondiente a 1936, y en 1937, en el primer cuaderno de la Revista de la Biblioteca Nacional, publicada de nuevo bajo la dirección de Gustavo Martínez Zuviría, después del largo período de silencio subsecuente a la publicación del último número de los Anales de la Biblioteca Nacional, que había dirigido  Paul Groussac. Los ejemplares ingresaron en 1937 en la "sala de reservados", hoy día Sala del Tesoro, como Colección F-D. En 1992 se hizo una nueva referencia a la colección, aunque muy breve y publicada en un medio de difusión limitada. Después del traslado a la nueva ubicación de la Biblioteca, Hugo Acevedo escribió el capítulo sobre la historia de la Biblioteca Nacional Argentina publicada en el volumen conjunto que editó la Asociación de Bibliotecas Nacionales Iberoamericanas,  ABINIA, en el cual se refirió a la adquisición del Fondo en 1936 y destacó, entre otros tesoros bibliográficos, "varias ediciones de La Celestina", con una referencia especial al volumen de "Sevilla 1502", uno de los tres ejemplares conservados de esa impresión. Fuera de ello, entre los investigadores directamente interesados, silencio.
H. Sharrer y A. Askins con Aida Fernanda Dias
 En el invierno austral de 1996, los profesores Arthur Askins y Harvey Sharrer, ambos de la Universidad de California, en Berkeley y Santa Bárbara, respectivamente, en su búsqueda de manuscritos para las bases de datos incluidas en el gran proyecto de catalogación de manuscritos castellanos, catalanes y gallego-portugueses Philobiblon, accesible hoy por internet y de relevancia mundial (http://vm136.lib.berkeley.edu/BANC/philobiblon/index_es.html), visitaron el nuevo edificio de la Biblioteca Nacional en la ciudad porteña. Al consultar los ficheros de la Sala del Tesoro, advirtieron que varias fichas incluían la indicación FD en su signatura. Su sospecha de la atribución de las siglas a Foulché-Delbosc fue cierta y así pudieron comunicar el redescubrimiento al Congreso Internacional de medievalistas de aquel año. En Buenos Aires se colaboraba desde hacía tiempo en proyectos coordinados por el autor de esta nota, como el Corpus de Referencia de la Lengua Española Contemporánea, con la asesoría lingüística de la llorada Ofelia Kovacci, entonces Presidenta de la Academia Argentina de Letras, y la coordinación de Verónica Zumárraga, o el Archivo Digital de Manuscritos y Textos Españoles (ADMYTE: http://www.admyte.com/historia.htm). Gracias a la relación establecida entre Arthur Askins, Harvey Sharrer y el grupo de investigadores argentinos relacionados con esos proyectos, así como a la información de la que tomó nota inmediatamente Georgina Olivetto, del Seminario de Crítica Textual, SECRIT, que dirigía entonces otro gran profesional de la Hispanística, también lamentablemente fallecido, Germán Orduna, se pudo empezar el trabajo en la Biblioteca Nacional, en 1998, con la ayuda de Hugo Acevedo y los funcionarios de la Sala del Tesoro y el apoyo de cuantos trabajaban en la institución. La idea, dadas las dimensiones del Fondo, fue lanzar un proyecto de investigación conjunto apoyado por los gobiernos de Argentina y España, como finalmente se hizo.
El catálogo de manuscritos e impresos de la colección Foulché-Delbosc, que estaba previsto ofrecer simultáneamente en su versión digital por la Biblioteca Nacional y el Laboratorio de Lingüística Informática de la Universidad Autónoma de Madrid, sólo se ofreció en este último servidor. Si bien la catalogación está completa, tanto para los impresos como para los manuscritos, con accesos separados (http://www.lllf.uam.es/~fmarcos/informes/BNArgentina/catalogo/fdcataim.htm para impresos y http://www.lllf.uam.es/~fmarcos/informes/BNArgentina/catalogo/fdcatams.htm para manuscritos) la crisis económica argentina y los cambios políticos que se produjeron poco después, impidieron que el proyecto se desarrollara más, lo que hubiera incluido las transcripciones de los manuscritos, además de la información amplia que se da sobre ellos en el catálogo.
Georgina Olivetto en la Universidad de Salamanca
Aunque el acceso a la información, por tanto, estaba garantizado y tanto este autor como Georgina Olivetto realizaron varias publicaciones en las que se daba amplia información de ejemplares en concreto o de grupos de materias, los vaivenes en la dirección de las instituciones argentinas dejaron sin efecto la idea de incorporar este catálogo electrónico a la catalogación correspondiente de la Biblioteca Nacional y la colección tampoco atrajo el interés de otros investigadores, de manera que siguió casi perdida, en la práctica. La información complementaria a los catálogos es fácilmente accesible en diversos títulos incluidos en https://utsa.academia.edu/FranciscoMarcosMarín o https://uba.academia.edu/GeorginaOlivetto
Los lectores curiosos podrán acceder a los catálogos en el servidor de lllf.uam.es; pero quizás convenga dar alguna idea rápida de qué se puede encontrar. Entre los manuscritos, la Crónica de Enrique IV de Diego Enríquez del Castillo o la Crónica del Rey Don Rodrigo, o Crónica Sarracina destacan, junto a diversas recopilaciones de poesías diversas del siglo XVII o la Carta moral de Francisco de Quevedo, en una copia del XVIII. Entre los impresos, abundan los del siglo XVI, ya se ha hablado del ejemplar de Celestina y puede destacarse también un incunable, es decir, un impreso anterior a 1500, la Historia Baetica, de Carlos Verardi, impresa el 7 de marzo de 1493 en Roma, que contiene la que puede ser la impresión más antigua de una pieza musical profana, que puede leerse en transcripción moderna por el estudioso y músico argentino Pablo Massa (http://www.lllf.uam.es/~fmarcos/informes/BNArgentina/catalogo/MusicaIncunableVerardiVol.pdf) de la partitura original (http://www.lllf.uam.es/~fmarcos/informes/BNArgentina/catalogo/verardi.gif) y escucharse en interpretación de este estudioso (http://www.lllf.uam.es/~fmarcos/informes/BNArgentina/catalogo/verardi.mid).
Seguramente hay varias razones que explican por qué no se ha aprovechado más este fondo, tras el esfuerzo que supuso su estudio y catalogación digital; pero tal vez ahora las redes sociales puedan hacer más que lo que fue posible a finales de los 90. Quizás no sea siempre bueno anticiparse a los tiempos.